Archive

Archive for 30 agosto 2009

Sergio García, en caída libre

"El Golf ya no me da ni para afeitarme"

"El Golf ya no me da ni para afeitarme"

Hace diez años, Sergio García se presentó en la PGA como el futuro del golf. Diez años después, “El Niño”, que tiene ya 29 años, sigue sin ganar un torneo grande. Y tampoco es que gane muchos pequeños, vaya. En el Barclays Open, “El Niño” se quedó sin crédito y, si pasó el corte, es porque en este torneo no lo había. Pero hay que mantener la esperanza, leñe. Si hemos esperado diez años, podemos esperar diez más, ¿no?

Berlín Día 9: Parte de Guerra

Los atletas españoles son cada vez más ambiciosos, pero los jerifaltes siguen viviendo en la Edad de Piedra.

Natalia Rodríguez pasó la línea de meta en primer lugar, ante el tremendo abucheo del público berlinés, juez y parte de la carrera. ¿Había matado a alguien? No. Su único “delito” fue intentar adelantar a una keniata desfondada de 45 kilos de peso que se fue al suelo tras un leve contacto con el brazo de la española. Suficiente para que los jueces la descalificaran. Esto del atletismo se parece cada vez más al fútbol: si no te tiras al suelo, no es penalty.

Y si la ambición desmedida de Natalia se topó con la hipocresía de los jueces, peor aún fue toparse con la inutilidad y el servilismo de la Federación Española, que acabó la tarde “reconociendo” que la maniobra de la española había sido ilegal. Con abogados así, ¿quién necesita fiscales? Las hordas de Odriozola, que llevan 20 años en el cargo, asistiendo al desplome del atletismo español como Nerón vio arder Roma, prefierieron hacerle la pelota a la IAAF antes que defender sus intereses. Imagino que igual que habría reaccionado la federación francesa, la inglesa, la italiana o la alemana. Con directivos así, nunca nos quitaremos el estigma de ser Campeones Morales.

Eso sí, podemos estar muy contentos del DÉCIMO puesto de Jesús España en los 5.000 metros. Contentos, porque ha peleado hasta el final con casta, garra, coraje y PUNDONOR. Por eso, se ha llevado la medalla de latón. Lo malo es que no puedan subir diez al podio, que si no…

Berlín Día 8: Parte de Guerra

Hubo un tiempo en el que dominábamos en Maratón. Pero eso: hubo un tiempo.

Chema Martínez:  “He acabado lejos de los africanos, pero estoy contento”.

Si lo dice Chema, habrá que creerle. Y es que es verdad: si quitamos a los africanos de la competición, a lo mejor ganamos el Mundial. Lo que pasa que eso de no dejar participal a los africanos ya tiene nombre: se llama “Campeonatos de Europa”. Aunque también se les puede prohibir participar en el mundial por abusones. Yo que Chema me ponía a recoger firmas, que igual así, rascamos bola.

Berlín Día 7: Parte de Guerra

La “joven promesa” García Bragado logra una medalla de bronce.

Con “sólo” 39 años, García Bragado ha demostrado que el relevo generacional en la marcha española está garantizado… Bromas aparte: manda narices que tenga que sacarnos las castañas del fuego un atleta que podría ser el padre de media delegación.

El resto de los españoles, se sabe que llegaron, que no es poco, porque quedarse perdidos en las calles de Berlín, sin documentación ni dinero y en pantalón corto y camiseta de tirantes da bastante miedo.

Berlín Día 5: Parte de Guerra

Pestano: “Un bebé antes de caminar se cae 2.000 veces”
(y a mí me deben quedar 4 ó 5)
"Gracias, gracias, ¿a que he estado ingenioso con la frase?"

"Gracias, gracias, ¿a que he estado ingenioso con la frase?"

Si lo dice él, no podemos añadir más. Ya tenemos la solución a la pregunta de ayer. Y la respuesta es: no. Una vez más, y ya van… Mario Pestano la cagó en la final y por pasar, no pasó ni a la mejora. Se quedó 9º, muy lejos de su record de España conseguido en algún Campeonato del Farolillo, porque cuando la competición es seria, el canario se va por la pata p´abajo.

Con Pestano hay que hacer como con Manolo Martínez, el lanzador de peso, que también se arrugaba en las citas de verdad. El truco era decirle que era un entrenamiento con público y así, a veces, hacía algo. Si no funciona eso, pues que hagan como con los caballos, que vencen el pánico con anteojeras. Ver, igual no veía nada, pero nos íbamos a reir una jartá.

Como nos reímos una jartá con Felipe Vivancos, uno de los representantes españoles en 110 vallas. El murciano cayó en la primera ronda, aunque la excusa que dio es de las que hacen época: “Es que han hecho muy rápido el “Preparados, listos, ya” y cuando me he querido dar cuenta, ya estaba la carrera lanzada”. Eso sólo le supera afirmar que el disparo del juez de salida le pegó en el culo. Pero no demos ideas…

Berlín Día 4: Parte de Guerra

Mario Pestano, sobrado en la calificación. ¿Adivinais qué pasará en la final?

Quizás fuera éste el día con menos opciones para que los atletas españoles la cagaran, porque, claro, no esperaríamos que el pobre Angel David Rodríguez se llevara una medalla en las pruebas de velocidad. Así las cosas, Frank Casañas, 5º en Pekín en disco, no pasó a la final. Sí lo hizo Mario Pestano, que logró la marca en el primer lanzamiento y se fue para casa. A ver si en la final va tan fácil.

Berlín día 3: Parte de Guerra

Queda claro que Marta Domínguez no puede ser española: siempre aspira a todo y nunca pone excusas.

"Miren que brillante está la bandera de lo poco que la lucimos"

"Miren que brillante está la bandera de lo poco que la lucimos"

Primer oro español en diez años, que no está mal para haber generado tantas expectativas. Marta Domínguez es un caso raro en el atletismo patrio: si puede, gana y, si no gana, no pone excusas, ni le echa la culpa al empedrado, a que le subieron de altura el obstáculo justo cuando pasaba ni que a las africanas les canta el alerón y no hay quien se les acerque por eso. Total: que controló la carrera y, cuando vio que había opciones de medalla, tiró. Y cuando vio que el oro era posible, no se conformó con la plata. Un ¡zas! en toda la boca a las vedettes y starlettes del equipo.

Como, por ejemplo, los chicos del 1500. Por primera vez en mucho tiempo, no colocamos a ninguno en la final. La culpa será de Amat Carceller, el periodista de TVE, como el año pasado en Pekín.


Si tuviéramos más Martas Domínguez y menos Olmedos e Higueros, ¡qué bien nos iría!